Cinco cualidades no técnicas de un buen tester de software

By octubre 3, 2016Novedades

Es tentador pensar que los testers de software requieren únicamente habilidades técnicas.  Por supuesto que es así, pero eso no es todo.  Jennifer Lent explica qué otras capacidades son necesarias. SQDM comparte un artículo que detalla competencias clave requeridas en los testers de software. 

Si usted es persistente, creativo, curioso, diplomático y perseverante entonces, cuenta con cualidades para ser un buen tester de software.   Las habilidades que se requieren en la profesión de las pruebas de software están bien documentadas y son deslumbrantes:  escribir scripts para automatizar pruebas, aumentar el conocimiento de los testers de software del negocio y mantenerse actualizado con respecto al conjunto de tecnologías cambiantes que conducen una empresa.  Los trazos de personalidad -no sólo las competencias técnicas-  de un tester de software pueden ser el diferencial entre aquellos que se destacan en la profesión, versus aquellos que tienen un desempeño meramente aceptable.

Este es un conjunto de competencias cruciales que los testers de software deben tener y que han sido identificados por expertos en la industria:

Una mente creativa

Le permite a los testers pensar más allá de los datos básicos y, por tanto, les permite hacer pruebas que van más allá de los requerimientos expresados.  “Los profesionales en pruebas de software deben pensar [bien] más allá de lo que se espera tanto del software como de los usuarios,” de acuerdo al examen de certificación de ISTQB, entidad que provee recursos de preparación para los testers que estén en preparación para los exámenes del International Software Testing Qualifications Board exams.

Una mente creativa permite que los testers consideren todas las maneras en las que el usuario final podrá interactuar con la aplicación que están probando.  En otras palabras, la creatividad puede ser una de las cualidades de un tester de software destacado -no sólo para los casos de uso sino también en casos de posible mal uso y/o de abuso.

Curiosidad intelectual

De acuerdo al experto Alejandro Maderna, la curiosidad intelectual no tiene nada que ver con ser un intelectual.  Es un trazo importante de personalidad para los profesionales de QA porque motiva a los testers “a identificar preguntas interesantes sobre el software que prueban”, como lo expresó en un blog publicado por una compañía de pruebas de software.

“Un tester debería desarrollar curiosidad intelectual para detectar lo que otros no hayan visto o para pensar lo que a nadie se le haya ocurrido y para ejecutar lo que nadie ha hecho”.  Las compañías que contratan testers también reconocen el valor de la curiosidad intelectual.

Confianza

La curiosidad intelectual va de la mano con la confianza en sí mismo.  ¿De qué manera se pueden hacer preguntas y presentar ideas si no se está dispuesto a defender sus propias ideas?  “Debatir ideas congruentemente requiere que los testers tengan un alto grado de confianza en sí mismos y la habilidad para compartir su pensamiento”, dice Maderna.

Ser perseverante

No es con frecuencia que calificar a alguien de “terco” se considere como un cumplido.  Sin embargo, en un tester destacado, es una buena cosa.  El buen tester es persistente y no se rinde hasta que el error sea reproducido y reportado, de manera que pueda ser rectificado por los desarrolladores.  Algunas veces las pruebas ad hoc pueden ser realmente dificultosas, ya que es difícil reproducir un error que haya ocurrido si no se proveen instrucciones claras.  ¡Un tester persistente no se rinde con frecuencia!

“Los buenos testers nunca se rinden; son pacientes y encuentran todos los bugs que puedan encontrar”, de acuerdo al blog de ISTQB.  “Ellos exploran el software, intentan constantemente hacer nuevas mejoras y toman todos los desafíos y las complejidades de las pruebas de manera positiva y paciente”.

La diplomacia cuenta

Los testers persistentes no tienden a llegar lejos, a menos que tengan un buen de habilidades diplomáticas también.  El desafío es cómo decirlo a un cliente: “Disculpe, pero eso no puede ser hecho en esa manera”, dando al mismo tiempo un procedimiento posible de lo que sí puede ser hecho.  Todo esto sin irritar al cliente.

Tratar con desarrolladores de software requiere ciertos matices de discreción y de diplomacia.  Para aquellos que deseen abrazar la posibilidad de convertirse en un tester estas son recomendaciones que vale la pena tener en cuenta, ¿está de acuerdo?

Lea el artículo completo, en inglés, aquí.

Por años, SQDM -Software Quality Driven Management- ha asesorado un sinnúmero de compañías con servicios profesionales de consultoría sobre estrategias de pruebas de software.  SQDM es, además, socio oficial de negocios de fabricantes líder en la industria incluyendo a Salesforce, Microsoft, Oracle, AuraPortal y Tibco.

Contacte con SQDM hoy y vea cómo aprovechar al máximo su inversión en TI.